CAMILLA DE TRACCIÓN

15/11/2016

La camilla de tracción es un tratamiento para protrusiones, hernias discales y en general para aliviar dolores tanto de la parte lumbar como cervical.
Consiste en la fijación de las zonas colindantes a la parte a tratar, y ésta es “empujada” de manera suave y progresiva mediante otra fijación, hacia los pies si es lumbar, o hacia la cabeza si es cervical.
La técnica se presenta como una alternativa a la cirugía y está especialmente indicada en patologías con dolores irradiados hacia las piernas o los brazos. Es una rehabilitación cómoda para el paciente por su realización tumbado boca arriba y acorde al peso del mismo.

VOLVER